Manifestantes contra el cambio climático en Barcelona.
Manifestantes contra el cambio climático en Barcelona. JOAN SÀNCHEZ

El movimiento estudiantil Fridays For Future ha comenzado el pasado lunes una semana de movilizaciones, del 20 al 27 de septiembre, para visualizar la situación de emergencia climática y reivindicar a los gobiernos medidas urgentes para combatirla. Serán múltiples movilizaciones convocadas en muchos países, coincidiendo con la Cumbre sobre la Acción Climática de la ONU en Nueva York, que arrancó el pasado lunes 23 y a la cual ha asistido la popular activista sueca Greta Thunberg. “La emergencia climática es innegable” y “consecuencia directa de nuestro sistema extractivista y consumista, que prioriza el beneficio económico a mantener la vida”, aseguran en el manifiesto.

Empezaron a manifestarse el año pasado y este curso lo han iniciado más organizados y coordinados con los grupos de otras ciudades catalanas y movimientos hermanos, como Rebelión, Extinción o Ecologistas en Acción. En la rueda de prensa han dado a conocer la web emergenciaclimatica.net, que incluye toda la información del movimiento, desde el manifiesto hasta el calendario de actividades y las adhesiones.

Aunque hay algunas actividades previas, la acción de mayor calado tendrá lugar el día 27 con la Huelga Mundial por el Clima. En Barcelona está convocada a las 6 de la tarde en los Jardinets de Gràcia y el recorrido será hasta la plaza de Catalunya, donde en un escenario se leerá el manifiesto y habrá otras intervenciones. A la manifestación se han adherido entidades ecologistas y también sindicados como CCOO, UGT, Intersindical CSC o Intersindical Alternativa. Antes de la manifestación los recibirá la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha mostrado el apoyo del consistorio a la movilización.

A pesar de esta recepción, Aitor Urruticoechea, uno de los portavoces de Fridays For Future, explica que consideran “incoherentes” las estrategias municipales, puesto que tanto anuncian restricciones al tránsito como dejan una moratoria de un año a camiones y furgonetas, como se ha conocido este lunes. Además, desde el movimiento siempre se ha considerado insuficiente la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), que “solo reducirá un 20% el tránsito a la ciudad”, apunta. De hecho, uno de los focos de la semana de movilizaciones será reivindicar el peaje anticontaminación, “para reducir el tránsito rodado a la mitad en la ciudad”, ha añadido Urruticoechea.