Un batán era una máquina destinada a transformar el lino en tejidos compactos. Se instalaban en el barranco para aprovechar la corriente de agua.

El CEPA nos ha permitido conocer profundamente un caserío del municipio de San Cristóbal de La Laguna conocido como “El Batán o Los Batanes”.

Hoy en día la confección industrial de piezas de ropa ha convertido en innecesario el uso de los batanes.

Se encuentra situado en el macizo de “Anaga” donde la vegetación autóctona y predominante es variada dependiendo del relieve y sus factores climáticos.

Con una altura de casi mil metros (Pico del Inglés), los vientos alisios le proporcionan humedad, asegurando con ello la exuberante vegetación y dando lugar a un bello paisaje de contrastes.

Aún quedan restos de casas-cuevas donde los agricultores dan cobijo a sus herramientas de trabajo y a sus animales que proporcionan leche para elaborar buenos y variados quesos.

Los viñedos producen uvas blancas y negras y los suculentos vinos se venden en las bodegas más prestigiosas.

Más alejadas, se pueden encontrar las colmenas haciendo de la miel la excelencia.

La jornada vivida en este caserío me obligaba a abrir mi boca y degustar mi sueño con una compañía maravillosa.